Blog

Ir a Segovia desde Madrid

Ir a Segovia desde Madrid

5/5 - (1 voto)

Madrid es una comunidad con numerosos atractivos a su alrededor. Desde el encanto de muchos de sus pueblos, hasta las montañas o áreas naturales al norte de la región. Pero, fuera ya de los límites del territorio madrileño, hay otras visitas obligadas a ciudades próximas que merece la pena conocer. Es el caso de Segovia, una ciudad que se encuentra a menos de 100 kilómetros de la capital, y para cuya visita dispones de varias alternativas de transporte.

Trayecto Madrid – Segovia en tren AVE

Si quieres buscar la opción más rápida, desde la estación de Madrid-Chamartín-Clara Campoamor Renfe te ofrece los trenes de alta velocidad de Avant y Alvia para viajar a Segovia. Los horarios disponibles van desde las 7.15 hasta las 21.30 horas. Tardarás tan solo 27 minutos en llegar a la estación de Segovia Guiomar. Esta estación de AVE queda a las afueras de la ciudad, pero allí puedes coger las líneas 11 y 12 de bus que te dejarán en el centro en unos 15 minutos. En cuanto a precios, dependiendo del horario, cuentas con viajes de tren disponibles a partir de 11 euros.

Cómo ir a Segovia en autobús

Existen otras alternativas económicas para llegar a Segovia desde Madrid. El intercambiador de Moncloa dispone de un gran número de autobuses en servicio, especialmente en días laborales, que salen desde primera hora de la mañana hasta las 11 de la noche. El viaje te llevará, dependiendo del tráfico, 1hora y 20 minutos aproximadamente y te dejará en la estación de autobuses, a 5 minutos del Acueducto de Segovia. Puedes encontrar estos viajes desde 5 euros con la empresa Avanza Grupo. 

Viajar en coche de Madrid a Segovia

Pero, si tienes coche, una de las opciones más cómodas sigue siendo viajar en tu propio automóvil. Según el día y el tráfico, el viaje no te llevará más de hora y media desde el centro de la capital. Una vez allí, lo más fácil es aparcar en un parking privado, aunque hay varias zonas cercanas del centro histórico donde también puedes aparcar gratis. Una de ellas es junto a la rotonda-monumento a Cándido López, un famoso mesonero segoviano. Otra zona donde puedes dejar el coche es al lado del Mirador de la Pradera de San Marcos, muy cerca del Alcázar.

Por qué visitar Segovia

Segovia es una ciudad pequeña pero con una huella histórica en España. Está ubicada al pie de la sierra de Guadarrama y cuenta con alrededor de 50.000 habitantes. Su historia está directamente vinculada a la Antigua Roma ya que su acueducto es la obra de ingeniería civil romana más importante de España. 

El acueducto de Segovia

El acueducto es el símbolo distintivo de la ciudad. Es una de las construcciones más significativas y mejor conservadas de la Antigua Roma en la península ibérica. Su origen se remonta a principios del siglo II, entre el reinado de los emperadores Trajano y Adriano. El acueducto estuvo activo llevando agua a la ciudad hasta 1973. Este monumento fue declarado junto a todo el casco antiguo como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1985. 

La ciudad vieja de Segovia y sus monumentos

Entre el paseo por todo el casco antiguo de la ciudad, además del acueducto también te encontrarás con el Alcázar y la catedral de Santa María. El primero es un palacio que los Reyes de Castilla convirtieron en fortaleza, con una historia que data de principios del siglo XII y por la que han pasado hasta 22 reyes. El Alcázar está considerado como uno de los castillos medievales más famosos del mundo y es uno de los que recibe más visitantes cada año.

Por otro lado está la catedral de Santa María, conocida como “la dama de las catedrales”. El presidente de la Primera República de España, Emilio Castelar, apodó así a este monumento construido entre los siglos XVI y XVIII. Se trata de una de las catedrales góticas más tardías de Europa y es el mayor templo católico de Segovia. En su interior se encuentran además obras de varios artistas de renombre como Juan de Juni, Ambrosius Benson o Pedro Berruguete, entre otros.

Las murallas de Segovia

Otro de los detalles que se adentran en la historia de Segovia son sus murallas. Como otras muchas ciudades españolas, ésta aún conserva parte de su recinto amurallado. La mayoría de estas construcciones defensivas datan de la época medieval. En el caso de Segovia, durante el siglo XI el rey Alfonso VI de León mandó ampliar la muralla que ya contaba con una parte previa al paso de los árabes por la ciudad. Así, llegó a tener un perímetro de 3 kilómetros, con 80 torres, 5 puertas principales y otras secundarias.

Recuerda que si quieres disfrutar de una experiencia completa por la ciudad, siempre puedes contratar una visita guiada o hacer uno de los free tour que se ofrecen. Y, además de recorrer la ciudad caminando, también puedes observar todas estas maravillas que ofrece Segovia desde algunos de sus miradores. Como ejemplos hay que destacar el Postigo del Consuelo, el Mirador de La Canaleja, la Pradera de San Marcos o los miradores en la Cuesta de los Hoyos.

Aún no hay comentarios. Sé el primero en comentar :)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *